Exposiciones

Aixa Portero reflexiona sobre la transformación del ser humano en la Sala Zaida

29 enero, 2015

Fundación Caja Rural de Granada presenta en la Sala Zaida ‘El verso de Hipsípila’, la última obra de Aixa Portero que desde hoy y hasta el próximo 14 de febrero permanecerá abierta al público de lunes a sábado, de 18 a 21 horas.
La metamorfosis de la mariposa le sirve a Portero para hablar del concepto de transformación del ser humano ‘’La vida a veces es una suerte de obstáculos, de creencias culturales, que cuando se desmoronan la crisálida sale a flote y emerge desde aquello más sumergido para desplegar sus alas. Las realidades no deben estar metamorfoseadas, son las nuestras. La muda es constante en nuestro ser, sea para crecer o envejecer… El cuerpo muda su ser. El ser puede muda su yo. Y de su raíz brotan esas alas de transformación”, explica la artista.
‘El verso de Hipsípila’ nace de una eclosión de encuentros imperfectos, ‘’de raíces que brotan de crisálidas”. La mariposa, metáfora de esa transformación, está representada en la muestra a través de fotografías en blanco y negro impresas en papel kozo japonés, de cuadros escultura con delicados tules de novia que recrean el sutil movimiento de unas alas, alfileres, raíces naturales, pasta cerámica, hilo, pintura, un video y libros con poemas de la propia artista, “que se rescriben, reinventan y vuelan desde su raíz como mariposas en libertad”.
La exposición alude al mito de una heroína griega que salvó a su padre de la muerte cuando las mujeres de Lemnos decidieron asesinar a todos los hombres, porque les habían sido infieles. Hipsípila, como la mariposa, quiso reinventarse, tomando esa decisión. Rubén Darío rescató para su obra la leyenda de esta ninfa, símbolo del alma, que se liberó de sus ataduras, huyendo de una realidad adversa. Por eso, el verso del poeta “¡Oh quién fuera Hipsípila que dejó la crisálida!” está presente en la muestra como elemento sintetizador de todo el discurso expositivo.
Aixa Portero  (Málaga, 1975)

Artista formada en Artes plásticas ( Pintura y Escultura) en la Facultad de Bellas Artes de Granada, terminó sus estudios de licenciatura en el Sint Lukas Hoger Instituut de Bruselas (Bélgica) y continuó una amplia formación en el extranjero donde realizó un Tercer Ciclo de Perfeccionamiento en Investigación Plástica en L’Ecole Supérieure d’Art Visuel de Genève (ESAV), Ginebra (Suiza), posteriormente hizo un Programa de Postgrado de Piet Zwart Institute, Fine Art Programme de la Willem de Kooning Academy, Rotterdam (Holanda) y fue artista nvestigadora en la University of California de San Diego, en el Departamento de Visual Arts, (EEUU), en los que desarrolló una buena parte de su investigación que daría como fruto una tesis doctoral en 2006, con mención europea por la Universidad de Granada y una obra plástica en la que destaca casi una decena de exposiciones individuales y una treintena de colectivas  a nivel nacional e internacional. Ha expuesto en lugares como Bruselas, Ginebra, Rotterdam, San Diego, Los Ángeles o París. Granada es su ciudad de adopción y es donde más exposiciones individuales ha realizado, siendo esta la cuarta que realiza en esta ciudad.

Es además profesora de Bellas Artes de la Universidad de Granada, de la que fue elegida madrina de promoción el curso pasado y es miembro del Instituto de la Paz y los Conflictos de esta universidad. Su obra giró durante un tiempo sobre el concepto de Trans-Apariencia, donde investigaba qué hay más allá de la fragmentación y  la apariencia, desde una poética introspección   para luego centrarse en  torno a la caracterización de la violencia como concepto y emoción, insertados, manifestados y ejercidos en medio de las relaciones sociales; enfocados, también de forma fragmentada, bajo el prisma de la sublimación y la emoción. Aixa Portero a la hora de abordar sus propuestas genera la sencillez en cuanto a la materialización y visualización de las diferentes piezas. Suelen ser formas francas y arriesgadas, materializadas mediante el uso de nuevas formas expositivas y tecnológicas, donde esta artista suele combinar el arte objetual, la fotografía, la instalación, la pintura o las nuevas tecnologías.  Actualmente la propuesta que realiza vuelve a retomar  sus raíces, ahondando en la poesía, buscando su  siempre deseada Trans-Apariencia,.
El verso de Hipsípila, de Aixa Portero
La crisálida como reinvención, da alas
                                                                                             Fernando Francés

Una de las mejores lecciones que se pueden aprender en la vida, ésas que no vienen escritas en los libros de instrucciones de cómo ser mejor persona, más feliz o incluso cómo tener más éxito, una de esas cosas que sólo pueden aprenderse desde la experiencia personal y la sabiduría que otorga la madurez, tiene que ver con la capacidad de reinventarse. De ello ha hablado y escrito con maestría sin par, mi admirado amigo Mario Alonso Puig con un éxito inigualable. Reinventarse es una capacidad que el ser humano debe explorar desde su más profunda voluntad para superar las dificultades y las trampas que le esperan en cada esquina. Y se adquiere esa habilidad cuando se alcanzan estados superiores de conciencia, creatividad y control interior. Reinventarse supone aceptar situaciones, ser consciente de la realidad y tener la voluntad de cambiar las cosas y no caben excusas del tipo aún no estoy preparado o tal cosa es imposible para mi en tal o cual circunstancia. El ser humano posee más fuerza que cualquier otro ser sobre la tierra y la más poderosa de todas es la creatividad sumamente vinculada a la curiosidad. También en la naturaleza existen símiles, por no definirlos como especies, que mutan para alcanzar desde la madurez, la libertad.

La crisálida se podría definir como una suerte de sarcófago, de castillo protector, donde se refugia la oruga de la mariposa y se desarrolla la metamorfosis, como el escenario de una batalla donde se producen transformaciones que convierten a la oruga, un insecto miserable y depredador, en uno de los seres más bellos del planeta. Un proceso que transforma a la bestia en la bella. Dotándole de alas y dándole la libertad. Hay una gran similitud entre el proceso de metamorfosis y el de reinvención. En ambos se produce un cambio que permite la adaptación a nuevas circunstancias.
La vida está llena de momentos en los que tomar decisiones depende de la capacidad de reinventarse como la mariposa. Ésa fue una constante de Hipsípila a lo largo de toda su vida, desde el momento en el que salvó a su padre de la muerte, cuando las mujeres de Lemnos decidieron asesinar a todos los hombres cuando éstos les fueron infieles. La capacidad de superación, de sobrevivir, de evolucionar es una singularidad que nos hace libres pero que al tiempo genera miedo, perturbación y controversia como sucedió en el mismo entorno de Gregor Samsa después de su metamorfosis.
Hay circunstancias en la vida que requieren una encapsulación para superar un momento determinado crítico. Las incubadoras de los neonatos sirven como la crisálida para superar una situación delicada. Momentos que luego, a lo largo de la vida, la mente recuerda con intención curativa, activando mecanismos propios de la vacunación.

Y es después de romper la estructura de la crisálida cuando la libertad permite la belleza y cuando la creatividad abre nuevos horizontes basados en la poesía y el compromiso. Toda fractura deja huellas, cicatrices. Reinventar un poema insertando un verso, nuevo y ajeno, detrás de cada uno original es también una forma de transformación de la suerte echada que facilita el proceso de metamorfosis del artista. Éste se reinventa con el proceso creativo autobiográfico y el arte adquiere esa capacidad curativa a la que me refería anteriormente. Es también un proceso similar a la catarsis. La última obra de Aixa Portero es consecuencia de un maratón con obstáculos, de una batalla contra la adversidad. Quizá de ahí que sus poemas acumulen tanta intensidad que duelen, que sus crisálidas contenidas en estrechas cajas donde la obra se ve intencionadamente comprimida recuerden aquel momento del neonato con dificultades para sobrevivir, quizá sus libros abiertos aparenten transparencia aunque es su verdadera intención que el resto de las páginas no contengan palabra alguna o las letras se hayan caído como hojas de otoño.

El escenario global del arte actual nos ha acostumbrado a admirar al artista comprometido con los aspectos sociales, políticos y culturales, con los derechos humanos, con las enfermedades endémicas del mundo como la guerra, el sometimiento de la mujer, el hambre o la soledad. Pero cada día más, empiezo a valorar de la misma manera y echo en falta que no se generalice esta satisfacción, a los artistas que se comprometen con su propia vida. Que optan por la autobiografía en vez de la crónica, en su obra. Indudablemente el compromiso con uno mismo requiere una capacidad de madurez mucho más desarrollada porque la obra desnuda al artista, pone de manifiesto sus debilidades y superaciones, sus miedos. Pero al tiempo, el mero hecho de enfrentarse a ellos con simbologías que pueden suponer catarsis dolorosas como los alfileres de perla blanca y los forros blancos que recuerdan el tul de un traje de bodas, para construir las alas de mariposa de la libertad, dan fe de esa capacidad de síntesis de la tragedia.

Portero es de esas artistas que, deteniéndose en la parte femenina del pensamiento y la experiencia, escapan a la moda del feminismo. Es difícil, sin duda, que el artista cruce la cuerda del trapecio con el equilibrio que requiere una reflexión sincera sobre los procesos emocionales de la mujer sin caer en el tópico fácil y recurrente del feminismo tramposo del que Marina Abramović ha renegado en múltiples ocasiones. Para ello el proceso, un trabajo minucioso, en el que cada elemento está meditadamente estudiado y experimentado, donde cada material ha sido analíticamente sopesado, donde cada idea es la consecuencia de días de reflexión, actúa como la metamorfosis interior de la crisálida. Y en ese proceso también hay un cambio del modo de pensar, una evolución conceptual que reinventa a la artista y a la persona. Jacques Lacan ya habló de la capacidad del artista para constituir la obra al igual que  la obra constituye al artista. Portero se constituye con esta exposición, en la cual sus obras aparentemente sutiles y poéticas ocultan una carga de intensidad contenida y energía, igual que el espectador se reinventa, desde la lectura de sus objetos, fotografías y poemas, en una mariposa reflexiva y crítica, de alas fuertes.

Medioambiente, Portada

Fundación Caja Rural Granada y el Parque de las Ciencias organizan una actividad didáctica sobre la recogida de la aceituna

La entidad vuelve a patrocinar la Carrera por la InfaMás de 1000 escolares de toda Andalucía han seguido la emisión online del vareo, la recolecta del fruto y la obtención del aceitencia que este año será virtual Más de 1000 escolares de 19 centros educativos de toda Andalucía han seguido hoy la actividad online organizada …
Proyectos sociales y asistenciales

Fundación Caja Rural Granada apoya el trabajo de Cruz Roja con menores en riesgo de exclusión social

La entidad vuelve a patrocinar la Carrera por la Infancia que este año será virtual Fundación Caja Rural Granada ha vuelto a copatrocinar la Carrera por la Infancia, de Cruz Roja. La pandemia ha obligado a modificar el formato presencial de esta iniciativa solidaria, que se convierte en 2020 en una convocatoria online. Los participantes …
Actividades, Salud

Fundación Caja Rural Granada se une a la cuestación digital de la Asociación Española contra el cáncer

La investigación galardonada contribuye a disminuir los efectos adversos de la inmuLa entidad ha realizado un donativo de 5.000 € y ha patrocinado unos carteles informativos sobre la donación virtualnoterapia en el tratamiento del cáncer Fundación Caja Rural Granada se une a la campaña de cuestación digital puesta en marcha por la Asociación Española Contra …