Exposiciones

La Sala Zaida de Caja Rural exhibe una colección de grabados sobre las pinturas de Rafael en el Vaticano

10 octubre, 2017

Fundación Caja Rural Granada y la Fundación Abadía del Sacromonte presentan en la Sala Zaida ‘De las Salas Vaticanas a la Abadía del Sacromonte’, una exposición coproducida por ambas instituciones y patrocinada por Fundación Caja Rural, en la que se exhibe una selección de 10 originales de una colección de grabados, no expuesta al público hasta el momento, y realizada en Italia durante el XIX sobre las pinturas originales con las que Rafael Sanzio de Urbino decoró las Salas Vaticanas. Esta serie llegó a la Abadía a finales de ese mismo siglo, con toda probabilidad gracias a un legado testamentario. Existen otras colecciones en España y en Italia. También el British Museum posee algunas piezas de la serie, pero por tratarse de una primera impresión, por el modo de conservación en una original mesa-libro de madera, y, sobre todo, por ser una colección completa o casi completa (se discute si estaba formada por 38 o 41 grabados), la de la Abadía del Sacromonte está considerada, sin duda, como una de las más valiosas que se conocen fuera de Italia.



En esta exposición, que estará abierta hasta el próximo 10 de noviembre, se incluyen, además, paneles con fotografías de detalles que permiten admirar la técnica del grabado empleada, su perfección formal y la delicadeza de sus trazos, así como preciosos detalles de los rostros y algunos motivos curiosos y significativos que pasarían desapercibidos en la contemplación total de la estampa. La belleza del trabajo de los dibujantes, los grabadores y el impresor que a finales del siglo XIX realizaron estas maravillosas obras del arte del grabado, nos aproxima al estupor que se siente ante las pinturas originales de Rafael Sanzio en las Salas Vaticanas.

Fundación Caja Rural Granada colabora en otros proyectos con la Abadía del Sacromonte como la edición de un libro divulgativo sobre su fondo patrimonial, que verá la luz en los próximos meses.

La Abadía del Sacromonte está en el origen de la tradición del grabado calcográfico en Granada. Una tradición que nació a finales del siglo XVI, ligada a los descubrimientos en el monte de Valparaíso de los llamados “Libros plúmbeos” y de los restos de los primeros mártires cristianos de época romana en esta región. Esta primera serie de grabado barroco en la Abadía del Sacromonte, cuya intención era documentar aquellos descubrimientos de enorme importancia en la historia de Granada, fue obra de varios grabadores e impresores, fundamentalmente del gran maestro flamenco Francisco Heylan. Siglos después, este patrimonio de grabados se vio enriquecido por la extraordinaria colección que se presenta en esta Exposición, que reproduce pinturas de uno de los grandes maestros del Renacimiento: Rafael Sanzio. La serie que se conserva en la Abadía del Sacromonte consta de treinta y ocho grabados que representan las pinturas al fresco de las Salas Vaticanas, llamadas también Estancias deRafael, y los cartones con escenas bíblicas. La primera estampación de estos grabados se realizó entre 1863 y 1877. A esta primera estampación pertenecen los grabados que conserva la Abadía del Sacromonte. Hasta ahora, no se ha encontrado constancia documental del modo en que esta colección llegó a la Abadía a finales del siglo XIX, por tanto no se sabe si fue una donación o una compra realizada en su momento por el Cabildo de la Abadía granadina. Todo apunta a un legado testamentario.

Históricamente estos grabados están vinculados a una publicación en tres volúmenes sobre la obra de Rafael Sanzio en las Estancias Vaticanas, promovida por el Caballero Pietro de Brognoli, que se publicó en Roma en 1872, en la tipografía Salviucci.

Rafael y los grabados de la Abadía

Raffaello Sanzio (Urbino, 6 de abril de 1483 – Roma, 6 de abril de 1520), también conocido como Rafael de Urbino o, simplemente como Rafael, fue un pintor y arquitecto italiano del Renacimiento. Célebre por la perfección y gracia de sus artes visuales, destacó en trabajos de pintura y dibujo artístico. Junto con Miguel Ángel y Leonardo da Vinci forma el trío de los grandes maestros del Renacimiento. Hijo de un pintor de modesta relevancia, fue considerado un niño prodigio por su precoz habilidad y al quedar huérfano se formó en los talleres de varios artistas de prestigio. Después de un primer periodo en Umbría en el taller de Pietro Perugino, le siguió una etapa de cuatro años en Florencia (1504-1508), donde incorporó a su obra las tradiciones artísticas de la ciudad. Ya en Roma, en su último y más deslumbrante período artístico, trabajó para los papas y su corte durante 12 años. Nació en Viernes Santo, y falleció en esta misma festividad el día que cumplía 38 años. Fue un artista muy productivo, a lo que se suma la eficiente dirección que ejerció de su taller con hasta cincuenta pupilos y ayudantes, por lo que a pesar de su muerte prematura, desarrolló una extensa obra. Ejerció gran influencia en su época, y fuera de Roma su obra fue conocida sobre todo a través de reproducciones de los talleres de grabado que colaboraron con él. Tras su muerte, la influencia de su principal rival, Miguel Ángel, se intensificó, hasta que en los siglos XVIII y XIX con la llegada del Neoclasicismo y el Prerrafaelismo, las cualidades más serenas y armoniosas de Rafael fueron consideradas como un nuevo modelo superior.

Las Estancias el segundo piso del Palacio Apostólico (Ciudad del Vaticano) fueron decoradas con frescos del pintor renacentista italiano Rafael y sus discípulos entre 1508 y 1524. Se conoce el nombre de los principales discípulos y colaboradores de Rafael, en esta y otras obras: Giulio Romano, Giovanni da Udine, Gianfrancesco Penni y Perin del Vaga. Junto a los frescos de la Capilla Sixtina, obra de Miguel Ángel, constituyen el ciclo de frescos que marcan el Alto Renacimiento en Roma. En agosto de 1508 Donato d’Angelo Bramante llamó a su paisano de Urbino, Rafael, para que realizara trabajos de decoración en Roma. El papa Julio II situó sus dependencias privadas sobre lo que habían sido las habitaciones del papa Borgia, Alejandro VI. Dichas salas estaban decoradas con frescos de Pietro Perugino, de Sodoma y otros. Julio II ordenó que los rasparan y encargó a Rafael que decorase las cuatro estancias.

La Sala de la Signatura está considerada la obra maestra del pintor, pues contiene La Escuela de Atenas, El Parnaso y La disputa del Sacramento, que son algunas de las obras más conocidas del pintor y cuyos grabados reproducidos en el siglo XIX figuran en esta exposición. Como consecuencia de este gran éxito, le fueron encargadas nuevas estancias, desplazando a otros artistas previamente contratados. Concluyó ésta y dos más, la Sala de Heliodoro y la Sala del Incendio del Borgo. Las tres conpinturas en sus muros y, a menudo, también en los techos. Sin embargo, la inmensidad del trabajo asumido le obligó a delegar la ejecución práctica de sus detallados diseños (que siempre realizó en persona) en los miembros de su taller, que realizaron la Sala de Constantino.

La colección de grabados de la Abadía del Sacromonte cuenta con veinte grabados de las Estancias Vaticanas: seis de la sala de la Signatura, cinco de la de Heliodoro, y cuatro de cada una de las dos restantes. Además de un grabado que ilustra de forma conjunta las dos bóvedas de las dos primeras salas.

La colección incluye además con nueve grabados que  reproducen los llamados Cartones de Rafael, grandes modelos para tapices, diseñados por Rafael Sanzio para la Capilla Sixtina del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano y actualmente conservados en Londres. Ilustran escenas bíblicas, conocidas como Los Hechosde los Apóstoles. Esta serie de imágenes alcanzó enorme fama, debido precisamente a su reproducción en grabados. Al igual que Durero, Rafael se sirvió de las estampas para promocionar su arte, y Los Hechos de los Apóstoles tuvieron así una rápida difusión. De esta forma alcanzaron tal fama que rivalizaron con los frescos de Miguel Ángel.

Sobre la técnica

Esta colección de estampas son un magnífico ejemplo de grabado al buril o talla dulce, técnica anterior al agua fuerte y que alcanzó su mayor esplendor con la creación de las Academias de Bellas Artes inspiradas por Francia. Se trataba, hasta finales del siglo XIX de una técnica de interpretación, donde el grabador reproducía en plancha lo que otro artista había creado mediante otra obra pictórica. La talla al buril es una técnica denominada “en seco” y era tremendamente compleja. Con punzones y buriles de acero hendían una plancha o matriz de cobre, que previamente había sido batida y aplanada, y posteriormente alisada y abrillantada con piedra pómez, esmeriles y agua. Previo al grabado, un dibujante interpretaba el motivo para traspasar el dibujo a la matriz con creta o papel de carbón, y así poder ser trabajada por el grabador. La plancha de cobre, de gran pureza química, permitía por su blandura cortes en V de gran sutileza y profundidad. El conocimiento técnico del grabador al hendir líneas más gruesas o finas, más ligeras o profundas, originaba tonalidades y texturas tan reales como abstractas. Mediante dos recursos como son la simple combinación de líneas cruzadas en ángulo y el empleo de diferentes profundidades, podían conseguir desde la textura del terciopelo a la transparencia de la seda. Para su estampación, en un tórculo de grabado, se utilizó un papel de algodón humedecido de alta calidad para que absorbiera correctamente la tinta de la plancha matriz. Este papel se fijó sobre un segundo papel de dimensiones mayores que sirve de soporte o base del grabado.

‘De las Salas Vaticanas a la Abadía del Sacromonte’
Sala Zaida
Fundación Caja Rural Granada

Del 10 de octubre al 10 de noviembre, de lunes a sábado, de 18 a 21 horas




Portada, Proyectos sociales y asistenciales

Fundación Caja Rural Granada dona 30.000 euros al Banco de Alimentos en la antesala de la Navidad

El dinero se ha repartido a partes iguales entre las delegaciones de la ONG en Granada, Málaga y Almería Fundación Caja Rural Granada ha vuelto a unirse a la campaña de recogida puesta en marcha en noviembre por el Banco de Alimentos, que también ha adaptado su formato de captación a la situación actual, pasando …
Medioambiente, Portada

Fundación Caja Rural Granada y el Parque de las Ciencias organizan una actividad didáctica sobre la recogida de la aceituna

La entidad vuelve a patrocinar la Carrera por la InfaMás de 1000 escolares de toda Andalucía han seguido la emisión online del vareo, la recolecta del fruto y la obtención del aceitencia que este año será virtual Más de 1000 escolares de 19 centros educativos de toda Andalucía han seguido hoy la actividad online organizada …
Proyectos sociales y asistenciales

Fundación Caja Rural Granada apoya el trabajo de Cruz Roja con menores en riesgo de exclusión social

La entidad vuelve a patrocinar la Carrera por la Infancia que este año será virtual Fundación Caja Rural Granada ha vuelto a copatrocinar la Carrera por la Infancia, de Cruz Roja. La pandemia ha obligado a modificar el formato presencial de esta iniciativa solidaria, que se convierte en 2020 en una convocatoria online. Los participantes …